¿Porqué el Japonés se escribe con Kanji?

¿Porqué el japonés no deja los Kanji (letras chinas) y mejor se escribe con el alfabeto latino (a, b, c, d, e...), que es más fácil?

Cuando uno empieza a aprender japonés, normalmente requiere del "romaji" para transliterar las palabras y kanji. El romaji hace uso del alfabeto latino para entregar la pronunciación de los kanji, y alfabetos hiragana y katakana. Y es ahí cuando uno se pregunta, si usamos romaji, ¿porqué mejor el japonés no lo usa en todas sus palabras, de modo de evitar el esfuerzo en memorizar los kanji?
Pero adentrándonos aún más en ese idioma, estudiando a profundidad los kanji, nos percatamos de que existen muchas palabras que se pronuncian igual pero se escriben distinto. Eso es lo que se conoce como "homónimos". Es ahí cuando comienzan los problemas. Si por ejemplo tenemos 4 palabras con significados distintos entre sí pero con idéntica pronunciación, obviamente escritas todas en diferente forma (pues si no fuera así, de las 4 palabras ¿cómo podríamos distinguir una en específico si todas tienen exactamente la misma escritura y pronunciación?), ¿cómo sabrá nuestro interlocutor a cuál de ellas nos estamos refiriendo para que éste no se confunda? 
La solución es simple: Advertir al interlocutor la forma escrita de la palabra a la que nos estamos refiriendo para que éste la distinga de las demás que se pronuncian igual. Esto sucede mucho en la televisión japonesa. Casi siempre se ponen subtítulos en japonés que coinciden con lo que la gente habla.
Pero en el habla corriente, una reunión entre amigos por ejemplo, no podemos andar con un lápiz y papel escribiéndole al otro la palabra a la que hacemos mención. En ese caso, el acento y el contexto distinguirán la palabra. Aunque las 4 palabras se pronuncien igual, el acento o posición donde cargamos la voz no será la misma. 
Fíjate
神 /kámi/ = "dios" (acento en la primera sílaba "ká-"; contexto: religioso)
髪 /kamí/ = "cabello" (acento en a última sílaba "-mí"; contexto: peluquería)
紙 /kami/ = "papel" (acento neutro; contexto: documentación, administración, estudios, librería)

Estas 3 palabras aunque se pronuncian de la misma forma, se diferencian en la escritura y en el acento. El contexto también juega un rol relevante porque en un contexto religioso como una ceremonia litúrgica en un templo, si decimos "kami" es más probable que la palabra se refiera a "dios" que a "cabello" o "papel".

Nos escribe también sobre este tema Tae Kim en www.guidetojapanese.org

Definiciones:

Homónimo = Dicho de una palabra: Que se pronuncia como otra, pero tiene diferente origen o significado muy distante; por ejemplo, aya niñera y haya árbol.

Homófono: Dicho de una palabra: Que suena igual que otra, pero que tiene distinto significado y puede tener distinta grafía. Por ejemplo, aunque se distinguen ortográficamente, tubo y tuvo son homófonos.


Acento = Relieve que en la pronunciación se da a una sílaba, distinguiéndola de las demás por una mayor intensidad, una mayor duración o un tono más alto.



Contexto = 

1) Entorno lingüístico del que depende el sentido de una palabra, frase o fragmento determinados.
2) Entorno físico o de situación, político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el que se considera un hecho.

El Japonés: Un idioma único

Curiosidades del japonés: ¿Cuáles son las características especiales que hacen del japonés un idioma único y que lo diferencian de otro?

El japonés tiene aspectos lingüísticos extraños para los hispanohablantes, pero precisamente esa es la razón que lo convierte en un idioma apasionante.

En japonés los adjetivos calificativos se conjugan en tiempo. ¿Cómo es posible hacer eso? En español lo normal es conjugar en tiempo los verbos*: Salté, saltaba, saltaré, saltaría, ¡salta!... Respecto a los adjetivos calificativos del español,  no se conjugan en tiempo, éstos sólo adaptan sus terminaciones al género (si es masculino o femenino) y número (si es singular o plural) del sujeto: Bonito, bonitos, bonita, bonitas. Pero en japonés se tratan como si fueran verbos.

*En español los verbos se conjugan (van cambiando su terminación) según:
1) la persona:
                - yo, 
                - tú, 
                - él, 
                - nosotros, 
                - vosotros, 
                - ellos
2) el número:
               - singular: la acción es realizada por una sóla persona [salto, saltas, salta]
               - plural: la acción es realizada por varias personas [saltamos, saltaréis, saltaron]
3) el modo: 
              - infinitivo [saltar], 
              - indicativo [salto], 
              - imperativo [¡salta!], 
              - subjuntivo [que salte, que saltase o saltara], 
              - condicional [saltaría]
4) el tiempo: 
              - pasado [salté], 
              - presente [salto], 
              - futuro [saltaré]

En japonés los verbos no se conjugan según la persona y número. 

En japonés no existe el tiempo futuro. En su reemplazo, en la oración el verbo se conjuga en presente y se añade palabras como "mañana", "la próxima semana", "el próximo año", etc. Finalmente, se traduce al español con los verbos conjugados en futuro.

明日、数字を勉強しておく
Mañana, voy a estudiar matemática. = Mañana estudiaré matemática.

En japonés el verbo siempre va al final de la oración. Este idioma suena a como cuando hablaba el Maestro Yoda de la película La Guerra de las Galaxias (versión español latino), siempre con el verbo al final 😂.


No es necesario indicar la persona (poner el pronombre personal) antes del verbo, es decir, no se usan mucho las palabras

• yo = 私 /watashi/
• tú = 君 /kimi/
• él = 彼 /kare/
• ella = 彼女 /kanojo/
• nosotros = 私達 /watachi-tachi/
• vosotros = 君達 /kimi-tachi/
• ellos = 彼等 /kare-ra/

antes del verbo, porque para ellos suena redundante, incluso pueden pensar que a uno le ocurre algo raro, que es extranjero o que habla algún dialecto. Quien habla otro idioma siempre debe adecuar su habla a como lo vocalizan los nativos para que suene lo más natural posible.
Ejemplo: En japonés se prefiere decir "昨日、映画館に映画を観た /kinou, eigakan ni eiga wo mita/ Ayer en el cine una película vi" antes que "私は、昨日、映画館に映画を観た Yo, ayer en el cine una película vi". Lo resaltado en verde es muy probable que alguien lo diga, pero lo que está tachado en rojo es poco probable.

Posee un sistema de honoríficos (敬語/keigo/), que marca en el lenguaje una clara diferencia entre la jerarquía, rango o posición social de los hablantes: A quien tenga un rango elevado, el que tenga un rango menor le tratará con construcciones gramaticales especiales que denotarán respeto, distintas a las empleadas en una situación común y corriente, y se empleará un vocabulario específico de las mismas características.

Es como decir:
Situación corriente: ¡Mira la carta!
Situación formal: Honorable Señor, por favor observad la misiva.

Podríamos pensar que todo esto es algo que si uno lo aprende en japonés nunca lo usará, pero no es así. Es más común de lo que uno cree, pues se le da un uso muy frecuente.

Se usan contadores antes de contar sustantivos.

La onomatopeyas se usan MUCHÍSIMO en el japonés. Las onomatopeyas describen sonidos, como "guau" (ワンワン /wan-wan/ en japonés) para imitar el sonido que hace un perro cuando ladra, o "miau" (ニャニャ /nya-nya/) para describir un gato maullando. Este tipo de onomatopeyas que imitan el sonido en japonés se llaman "giongo" 擬音語. Pero esta lengua lleva esto al extremo. Incluso tiene onomatopeyas que describen el estado de las cosas, sensaciones o sentimientos humanos (clasificadas como "gitaigo" 擬態語).
¿Cómo decía Pikachu? "Pika-Pika". Pues esa es una onomatopeya japonesa que describe algo resplandeciente, destellante o brillante.
Si Pikachu decía "pika-pika" no era porque sí, no era algo arbitrario o al azar, sino que su sonido tenía una buena razón, el que te expliqué. Ahora sí que todo calza.








No te pierdas este libro exclusivo para aprender las onomatoyas japonesas.
Gratis en JAPANET
Cualquier duda me consultas.